Las redes sociales y sus posibilidades para la educación

Ir abajo

Las redes sociales y sus posibilidades para la educación

Mensaje por Montse el Sáb Jun 10, 2017 12:48 pm

Me ha parecido muy interesante este artículo:




16 de abril de 2017

Análida Beatriz Carvajal Monterrosa. Barranquilla, Colombia
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Intercambiar información, debatir, generar proyectos y propuestas conjuntas es el papel de las redes y comunidades de docentes. Ocupan un lugar protagónico en el escenario de políticas y estrategias de la educación, en el campo de la formación y el desarrollo profesional y humano de los docentes en la institución educativa.

Las redes sociales en educación tienen como sentido estructurar mecanismos de articulación e integración del saber pedagógico para establecer su uso social como saber fundante de la profesión docente, como fuente de la formulación y práctica del “conocimiento que educa” y en la consolidación de las instituciones educativas. Afianzar la educación como práctica transformadora de realidades sociales y culturales, sobre la base del respeto a las diferencias y a la diversidad de la enseñanza, el reconocimiento de los espacios educativos de las entidades formadoras de maestros y la construcción de un universo de sentido que permita crecer espiritual, científica y técnicamente, apoyados en semejanzas como naciones y como pueblos para dialogar con la cultura de la globalización desde la perspectiva de la formación docente.

Es así como el esquema relacional de las instituciones públicas y privadas formadoras de docentes e investigadoras de la educación; apoyadas en su naturaleza pedagógica, en su impacto en la formación de maestros, en su responsabilidad pública de garantizar la calidad y la excelencia de sus procesos académicos, en las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, y en los postulados universales de la academia, deben unirse para buscar de manera colectiva alternativas de desarrollo y crecimiento.

Las redes permiten la movilidad de profesores y estudiantes de las universidades e institutos pedagógicos, la circulación del conocimiento científico propio de la educación, el conocimiento y la contrastación de las investigaciones pedagógicas y educativas, la circulación y el debate sobre las políticas públicas que afectan la formación de los educadores y el desarrollo de los sistemas de enseñanza, para garantizar el respeto a la profesionalidad del maestro y su adecuada valoración en los ámbitos socioculturales, y el seguimiento y perfeccionamiento de la educación en el ámbito de su influencia.

Son potencialidades de la construcción colectiva del saber pedagógico, la circulación sistemática del conocimiento, la contrastación permanente de investigaciones, la potenciación de las innovaciones en la formación, el fortalecimiento de las comunidades académicas, la entreayuda en el desarrollo de las instituciones formadoras, el equilibrio de las políticas de formación y el enriquecimiento mutuo en enfoques y métodos del perfeccionamiento del sector educativo.

Tienen limitaciones y son comunes a este tipo de organizaciones; lo importante es la búsqueda y el desarrollo de proyectos que superen la disparidad de criterios, la debilidad de los sistemas de comunicación, la tendencia burocrática de los directivos, el aislamiento de las entidades educativas de gobierno, los costos de movilizaciones de profesores y estudiantes, el poco desarrollo de una cultura de integración y la falta de voluntad política de los dirigentes educativos.

La experiencia de participación en las redes ha hecho que los docentes sean reflexivos sobre su propio quehacer educativo y pedagógico, críticos frente a sus propuestas formativas y abiertos a recibir opiniones y tesis que les permitan un mejor desarrollo dentro de actitudes propositivas. Por lo tanto, el necesario impacto de las redes para el fortalecimiento de la investigación educativa, el desarrollo de interacción de docentes e investigadores, la propuesta de innovaciones y la consolidación de políticas educativas.

El aporte de las redes a la calidad académica de las instituciones, al debate internacional sobre la educación y al fortalecimiento de esquemas de trasformación social, apoyados en el mejor desarrollo profesional de los maestros y la consolidación de la pedagogía como disciplina fundante de la práctica de la enseñanza. Las TIC como elementos importantes de potenciación de las redes y de su eficacia al servicio de las sociedades.

Es así como en un mundo globalizado, el docente debe servir para eliminar las barreras que impidan a los estudiantes participar de los progresos de la humanidad. Estamos seguros de la capacidad de los maestros, y somos conscientes de su papel transformador y modernizante. Por eso se les proporciona nuevas herramientas para que puedan asumir los desafíos que el mundo de hoy exige, con el fin de enfrentar los retos del desarrollo. El maestro que necesita hoy la educación es aquel capaz de convertirse en líder, en mediador entre la comunidad y el conocimiento y que por lo tanto debe ser un ejemplo ante sus estudiantes y ante la sociedad de buen ciudadano.

Las redes sociales tienen un enorme atractivo en el aspecto personal y de relación por parte del que las usa. Por este motivo, cuanto mayor sea el número de los participantes más atracción genera en los estudiantes al poder estar en contacto directo con sus profesores, sus amigos y compañeros de otros cursos a los que quizás conozcan de vista pero con los que no ha hablado nunca. Esto permite crear un ambiente de trabajo favorable que es uno de los motivos directos del éxito de las redes sociales. Las redes sociales tienen el innegable valor de acercar el aprendizaje informal y el formal. Ya que permiten al alumno expresarse por sí mismo, entablar relaciones con otros, así como atender a las exigencias propias de su educación.

Por lo tanto, el maestro del siglo XXI es un formador de ciudadanos, capaz de leer los contextos locales y globales que le rodean y de responder a los retos de su tiempo. Es un facilitador que domina su disciplina y que, a través de metodologías activas, ofrece las herramientas necesarias para que los estudiantes comprendan el mundo desde diversos lenguajes, aprendan a vivir con los demás y sean productivos. La revolución educativa es consciente de estas necesidades y de las exigencias que tiene esta visión para la institución educativa.

Disponer en un sólo espacio 100 ó 200 de los propios alumnos, junto a otros a los que ni siquiera conocen, lejos de ser algo caótico o un impedimento se convierte en una auténtica ventaja. Los buscadores de las redes permiten localizar una persona o un colectivo en escasos segundos, igualmente los grupos internos de la red pueden agrupar a toda una clase en un único espacio. La comunicación directa con el estudiante se transforma en algo muy sencillo, bien de forma pública a través de su "muro" (mensajes que podemos dejar en su página personal), mediante mensajes privados de correo electrónico interno o mediante mensajes enviados a todos los miembros de un grupo. Lo mismo se aplica a los alumnos, ya que pueden contactar con cualquiera de sus profesores y compañeros de forma directa. Así pues, la red social tiene un efecto directo en la mejora de la comunicación personal estudiante-profesor.

Existe la posibilidad de crear tantos grupos de estudiantes como se desee facilita la coordinación, el contacto entre unos y otros, la colaboración, el compartir materiales y la creación de productos digitales. Tanto alumnos como profesores pueden crear grupos que pueden ser abiertos a todos o cerrados, a estos últimos se accede por invitación. El sistema para pertenecer al grupo así como la moderación en la creación de los grupos es configurable según las necesidades del momento.

Los usuarios de las redes sociales disponen de mecanismos para crear sus propios objetos. Estos suelen ser en forma de texto puro (mensajes, comentarios a otros objetos, foros de discusión, etc.), imágenes, sonidos, blogs, objetos incrustados (documentos, presentaciones, etc.), archivos adjuntos, etc.

Aunque los productos digitales de las propias redes son limitados, la capacidad de incrustar objetos externos hace que en la práctica su versatilidad sea muy elevada. Cuando se plantea utilizar las redes sociales para determinadas actividades es posible que haya que utilizar servicios externos que pueden ser referenciados a través de la red, quedando ésta como centro de encuentro, coordinación y referencia exterior.

En resumen, se pueden citar algunos de los beneficios que puede aportar una red social creada para trabajar con los estudiantes:

Permite centralizar en un único sitio todas las actividades docentes y estudiantes de un centro educativo.
Aumento del sentimiento de comunidad educativa para estudiantes y profesores debido al efecto de cercanía que producen las redes sociales.
Mejora del ambiente de trabajo al permitir al estudiante crear sus propios objetos de interés, así como los propios del trabajo que requiere la educación.
Aumento en la fluidez y sencillez de la comunicación entre profesores y estudiantes.
Incremento de la eficacia del uso práctico de las TIC, al actuar la red como un medio de aglutinación de personas, recursos y actividades. Sobre todo cuando se utilizan las TIC de forma generalizada y masiva en la institución educativa.
Facilita la coordinación y trabajo de diversos grupos de aprendizaje (clase, asignatura, grupo de estudiantes de una asignatura, etc.) mediante la creación de los grupos apropiados.
Aprendizaje del comportamiento social básico por parte de los estudiantes: qué puedo decir, qué puedo hacer, hasta dónde puedo llegar, etc.


La labor del docente es indispensable y determinante. Los maestros y maestras serán los encargados de acompañar a los estudiantes en la búsqueda de preguntas y respuestas y, por eso mismo, el uso de redes incluye estrategias virtuales y presenciales de formación permanente a lo largo del trabajo educativo.

Así pues, las preguntas no son importantes por ser preguntas sino por crear el espacio para hacerse las preguntas. Esto significa que los niños, niñas y jóvenes realmente pueden empezar a acercarse al conocimiento como científico o científica social y a comprometerse más con su proceso investigador. Para ello, el hecho de que los estudiantes no estén recibiendo los temas desde "afuera" sino que ellos mismos se planteen lo que les interesa averiguar, resulta fundamental y justifica el esfuerzo.

Montse

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 10/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.